bruixesdavui

This WordPress.com site is the bee's knees

“Por a l’akelarre” reflexió sobre els espais no mixtes

Deixa un comentari

Us convidem a llegir aquesta reflexió sobre el problema del rebuig constant als espais no mixtes i el recurrent debat entorn aquesta temàtica. I llencem la pregunta…Quin ha de ser el paper dels homes en la lluita feminista?

baixa

¿Por qué tanto revuelo? Porque se trataba de una convocatoria no mixta (sólo mujeres). Y esto es una cosa que hace tirarse mucho de los pelos a los tíos que van de feministas. Y digo “que van” y no “que son” feministas porque aún no he conocido a un solo hombre feminista que no comprenda los motivos por los que se decide convocar una concentración no mixta.

Y es que hay en el mundillo activista un terrible problema de rechazo visceral a los espacios no mixtos. Existe una especie de recelo machorril, disfrazado de incomprensión, que a las feministas nos trae de cabeza. Parece ser que es mucho pedir que entiendan que las mujeres, como grupo oprimido, necesitamos tener nuestros propios espacios de empoderamiento, donde tomar la palabra sin coacciones externas, donde sentirnos libres y entre iguales.

¿Qué se esconde detrás de este resentimiento tan profundo de algunos anarcomachos y machistas-leninistas hacia los espacios no mixtos? El “no comprendo por qué no puedo ir a tu mani, si soy un un aliado” tiene unas raíces profundísimas en nuestra cultura. Este asunto va mucho más allá de sentirse rechazado o en segundo plano en un espacio (los hombres tienen falta de costumbre a este respecto), más allá de que al compa le cueste darse cuenta de que no le toca ser protagonista por una vez. Lo que subyace es el clásico miedo a la conspiración femenina. Miedo al akelarre, miedo de lo que a las mujeres solas, sin tutelaje masculino de ninguna clase, se les pueda ocurrir cuando ponen a funcionar su inteligencia colectiva sin influencia fálica.

El miedo al akelarre ha existido siempre en las sociedades patriarcales. Lo cuenta muy bien Federici en Calibán y La Bruja. No hay nada como romper los círculos íntimos de mujeres si se trata de debilitarlas como sujetos autónomos. De ahí viene todo el desprecio por el “gossip”, el tiempo “perdido” de cháchara con las amigas. De ahí viene sacar a la clásica comadrona de la sala de partos para meter al médico varón, en una astuta maniobra de control sobre lo que hacen las mujeres con sus cuerpos.

Seguir llegint

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s